El Convenio de Estocolmo incluye un procedimiento de actualización de los anexos en los que se incluyen los Contaminantes Orgánicos Persistentes para los que deben adoptarse medidas concretas.